fbpx

Así fue la presentación de la colección Fiesta y Tocados 2020

No me he casado, pero a veces siento que lo he hecho mil veces. Porque, aunque no conozco la sensación de una boda, sé muy bien lo que se siente cuando preparas algo con ilusión durante meses y por fin llega el gran día. Ya sea un desfile, la presentación de una colección o la inauguración de un nuevo espacio, como es el caso de nuestro último evento.
Organizas, preparas, quieres que salga todo perfecto, que la gente salga contenta, en mi caso además que lo que he creado guste… Y esperas que llegue la hora, ese momento en el que no hay marcha atrás, ya nada se puede cambiar y simplemente te dejas llevar.

Si me seguís por redes, recordaréis que a primeros de octubre me fui (por fin) de vacaciones. Unos días de relax, en teoría para desconectar, y en los que no dejé de pensar y dar vueltas a todo. No tengo remedio. Así que cuando volví nos pusimos en marcha con el que sería el próximo proyecto. La nueva colección estaba clara, ya había empezado a dibujar porque este año no quería que el tiempo se me echara encima como la última vez, pero teníamos que reorganizar el espacio del atelier, buscar un sitio donde ubicar esta nueva sección para invitadas y complementos. Todo un reto.

No quería ubicarlo en la zona de novia porque me gusta que tengan su intimidad, así que el mejor espacio disponible que teníamos, era reorganizar la sala de almacén y taller de tocados. Después de días, sí, días (no sé como soy capaz de acumular tanto) por fin conseguimos despejar la zona, mientras por el taller, Carmen e Isabel cosían las primeras pruebas y comenzaban a cortar los nuevos vestidos de la colección de fiesta… ¡Sin dejar de lado los de nuestras novias claro! Y Sandra se ponía manos a la obra con los tocados.

Puntada a puntada pasaron las semanas y llegamos al día de la presentación. Me apetecía hacer algo diferente a otros años, así que además de inaugurar el nuevo espacio y mostrar la nueva colección de invitada, decidí hacer una especie de jornada de puertas abiertas donde además todo el mundo pudiera ver de cerca el taller donde se cosen todos nuestros vestidos, la zona que tenemos reservada para novias y los vestidos de las ultimas colecciones.

Y al fin llegó el 30 de enero. La Lola se va de Boda (Israel, Nacho y sus chicas, Rebeca y Ana) comenzaban la mañana muy temprano con la decoración del espacio. El atelier ya estaba decorado desde hace años, también por la Lola se va de Boda, por otra presentación que hicimos y que nos dio pena desmontar, así que en esta ocasión había que unificar el espacio y darle un aire un poco más nuevo, sin perder la esencia claro está. Además de la decoración, también se encargaron de montar la mesa del catering que, por cierto, ¡quedó espectacular!

Y mientras por el taller… última plancha, etiquetas, ordenar los percheros con la colección y… dejarlo presentable en la medida de lo posible. Yo me empeño en mostrarlo todo y que quede bonito y, al final, un taller es lo que es, un lugar de trabajo.

Y así llegábamos a las 18h. La fotógrafa Malena Ruiz vino un poco antes para hacer fotos del espacio, los preparativos y el evento. En esta ocasión yo no quería estar pegada al móvil para disfrutar del momento y de la gente. (Me he perdido, ¿estábamos hablando de un evento o de una boda?)

Poco a poco nuestros invitados comenzaron a llegar y a las seis y media, la hora oficial del comienzo del evento, ¡ya estaba el pasillo del atelier lleno de gente! ¡Yo alucinaba! Así que quitamos ese cordón de terciopelo imaginario y les dejamos pasar para que pudieran ver todo: colecciones, espacio nuevo, tomar algo…
Durante las casi 3 horas que duró el evento no dejó de entrar gente, novias de otros años, de este, amigos, bloggers, colegas del sector… Me hizo muchísima ilusión que se acercaran a conocer mi atelier y poder poner cara a todos aquellos que sólo conocía por redes y hablar en persona ^^ Fue genial, ¡toda una experiencia!

Y como no es lo mismo leerlo que verlo, a continuación os dejo un resumen de las preciosas fotos que realizó Malena Ruiz. Pero antes quiero dar las gracias a todos los que hicisteis posible este día. A la Lola se va de Boda porque vuestro trabajo fue increíble. Ahora el atelier es más jardín que nunca y ¡me encanta! ^^ La mesa de catering todo un acierto 😉 Gracias a Eva Pellejero por dejarme tan guapa para la ocasión, con mi pulso y paciencia no habría sido lo mismo xD Gracias a mis chicas del taller Carmen, Sandra e Isabel por currároslo tantísimo, los vestidos, los tocados… Sin vosotras no habría sido posible, ¡sois increíbles! Gracias a Malena por estas preciosas fotos, ¡espectaculares! Gracias a todos los que vinisteis, me hizo muchísima ilusión volver a veros (a quien conocía) y conocer en persona a los que no y poder compartir estos bonitos momentos con todos vosotros. Y finalmente, como siempre, gracias a mi familia y a Marcos por apoyarme en cada locura y vuestra ayuda incondicional.
Ahora sí… ¡Espero que os gusten las fotos de mi boda! Digo, ¡del evento! 😉







 

VOLVER AL BLOG

 


Y, si te encanta lo que ves, y no quieres perderte nada de nuestro universo en el día a día, síguenos en Instagram en @marthapeters_atelier



¿Buscas inspiración o ideas para tu boda?
Suscríbete a nuestra newsletter y déjanos acompañarte en esta bonita aventura que acabas de comenzar
Prometo compartir contigo bodas bonitas, inspiración, consejos, secretos que guarda mi colección, ideas, historias del Atelier… y alguna que otra sorpresa 😉

Acepto la Política de privacidad y recibir información de Martha Peters.


PIDE CITA Y TE ASESORAREMOS PARA EL LOOK PERFECTO

PIDE CITA