fbpx

El ‘Sí, quiero’ de Jana y Guillermo

Una boda en Ligüerre de Cinca

Era noviembre de 2017 y Guillermo y Jana estaban en Madrid. En un principio habían quedado con unos amigos para escaparse a la sierra madrileña pero la pereza hizo que finalmente acabaran yendo los dos solos. Era un día invernal, frío, pero con solazo. En definitiva un día radiante y el menos pensado para una romántica propuesta de matrimonio. Pero Guillermo llevaba tiempo ‘preparándose’ y decidió dar el paso, de rodillas y al lado de un precioso riachuelo. Tan inesperado como romántico. Ambos se ilusionaron tanto que enseguida se lo comunicaron a todo el mundo y comenzaron la organización para hacer realidad su gran día cuanto antes.

novia real en el pirineo

En un primer momento pensaron en una bodega para celebrarlo porque a los dos les encanta el vino. Pero no encontraron nada que les convenciera del todo… hasta que Jana leyó un artículo sobre Ligüerre de Cinca en una revista aragonesa. Fueron a verlo y se enamoraron de este sitio tan idílico y su encantador equipo. Les dijeron la primera fecha que tenían disponible y aceptaron. Jana y Guillermo se dieron el ‘Sí, quiero’ el 20 de octubre de 2018 en Ligüerre de Cinca, en el Pirineo Aragonés.

novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo

Jana llevó un vestido muy, muy especial. Su abuela y su madre encontraron unas sábanas antiguas pertenecientes al ajuar de novia de su bisabuela Rosalía, que ella misma trabajó con sus manos. Rápidamente su abuela, que es costurera desde hace muchos años, y su madre, que también tiene arte con la aguja, empezaron a idear qué podrían hacer con esa maravilla… “Pensamos: Martha seguro que puede crear algo increíble con esto” y fue entonces cuando aparecieron por mi Atelier.

El primer día probamos varios prototipos de mi colección para ver qué silueta y corte le gustaba más y le sentaba mejor. Con las preciosas sábanas de su bisabuela en mi taller empecé a desarrollar ideas y a dibujar bocetos de vestidos para enseñarles días más tarde y que pudieran elegir. Fue todo un reto, pero mereció la pena. La elección final fue un vestido dos piezas en crepé de seda natural y gasa de seda, con la preciosa puntilla enmarcando la cintura de la falda, bordada en la terminación de las mangas acampanadas y en los hombros junto con la espalda. Uno de los “problemas” que nos encontramos fue cómo se podría vestir ella, porque si el escote era cerrado “romperíamos” el bordado grande de la espalda, así que continuamos el bordado de la espalda hacia los hombros para que el top se abrochara por delante con unos pequeños botones forrados. El resultado fue una maravilla. En palabras de Jana: “El vestido más bonito y más «yo» que jamás imaginé tener. Y es que, de todos los vestidos de novia que vi, los únicos que tenían mi rollo eran los de Martha. Únicos, bohemios y súper románticos. ¡Menos mal que te encontramos!”

novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo

Para completar su estilismo Jana escogió un favorecedor recogido bajo con cierto aire vintage elaborado por Nacho Fernández, quien también se encargó del maquillaje, un look muy natural y luminoso en tonos tierra. Para el ramo, creado por Flores Castillón, eligió flores silvestres en colores verde, amarillo, blanco y lavanda. Guillermo también iba guapísimo vestido por la firma Toque de Sastre.

novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo

Poco a poco fueron preparando todos los detalles de la boda hasta que llegó el día. Todos los pronósticos daban lluvia. Y no se equivocaron, llovió, pero media hora antes de la ceremonia, salió el sol y se quedó todo el día. Jana recuerda que fue un día mucho más precioso de lo que nunca imaginó porque todo salió a pedir de boca.

novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo

Su precioso vestido fue testigo de las sorpresas, risas, lloros y ¡de que lo bailaron todo! Los novios rompieron también algunas ‘tradiciones’ ya que en lugar de regalar su ramo Jana decidió lanzarlo y tampoco bailaron un vals sino que prefirieron quedarse afónicos en el karaoke. Una boda que en palabras de Jana “repetirían mil veces”. Gracias por elegirme para dar forma a ese sueño de vestido. Estabas espectacular… y las bonitas imágenes que os hizo Pelillos de Ratón así lo reflejan. ¡Enhorabuena pareja!

novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo novia real en el pirineo


SUSCRÍBETE A NUESTRO BLOG Y PODRÁS ENTERARTE DE TODAS LAS NOVEDADES: NOTICIAS, TENDENCIAS, NOVIAS REALES… CADA SEMANA UN NUEVO POST. ¡ESPERAMOS QUE OS GUSTE!

Acepto la Política de privacidad y recibir información de Martha Peters.

Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados *